Aromas y emociones: el verdadero poder los Aceites esenciales

Aromaterapia y emociones

¿Sabes que, a través de la Aromaterapia y de los Aceites esenciales puedes equilibrar tu estado de ánimo y tus emociones?

Todo gracias a la conexión que existe entre el olfato y el cerebro. Porque así es: nuestro olfato y nuestro cerebro se comunican a través de los olores.

¿No te has dado cuenta del poder de un olor para evocar recuerdos, causar rechazo, elevar el ánimo, enamorarte o hasta de abrirte el apetito?

Los aromas conectan con tus emociones, pudiendo regular, calmar o estimular una emoción a través del olfato.

Activar tus emociones a través de los aromas

Antes de entrar en materia, hagamos un ejercicio. Cierra los ojos y piensa en un aroma que te guste. Puede que sea el olor de la cocina de tu madre o de tu abuela, un aroma que evoque las vacaciones de verano de tu niñez o el perfume de tu pareja. Sea lo que sea, ese aroma hará que se evoquen en ti recuerdos felices y emociones como alegría, bienestar y felicidad.

Hagamos ahora el ejercicio contrario. Piensa en un aroma que te disguste. ¿Qué emociones evoca esta vez? Puede que sea tristeza, rabia, enfado e incluso un sentimiento desagradable.

Así de potente es la influencia de los aromas en nuestro interior y en nuestras emociones. Y es que, del mismo modo que un aroma que nos gusta puede evocar recuerdos felices un aroma que, por lo que sea, nos disguste, puede hasta causarnos efectos físicos, como náuseas, migrañas o dolores estomacales.

Todo esto no es magia, sino ciencia: el sentido del olfato está directamente conectado con el sistema límbico, ubicado en el cerebro y donde se encuentra la amígdala, una estructura de células que conecta directamente con las emociones.

Es así como, con cada olor, tu cerebro conecta y clasifica tus emociones y recuerdos. Y es que, cuando el cerebro enlaza aromas y emociones continuamente, está construyendo recuerdos, buenos o malos, según la emoción y el aroma. Estos recuerdos son los que quedarán grabados en la memoria, no solo visualmente, sino también de manera olfativa.

Ahora que ya sabes que aromas y emociones están conectados, es más fácil entender cómo y por qué la Aromaterapia puede sanar tus emociones, tu mente y tu cuerpo a través del aroma de los Aceites esenciales.

Aromaterapia, Aceites esenciales y sus milenarias propiedades

La Aromaterapia es una técnica milenaria que consiste en sanar cuerpo, mente y espíritu con los aromas de los Aceites esenciales. Estos son compuestos químicos naturales que se extraen directamente de la naturaleza: de las plantas, los tallos, las hojas, las flores, las raíces o las cortezas de los frutos, según cada Aceite esencial.

Los Aceites esenciales destacan por su intenso aroma y por mantener intactas y concentradas las propiedades de la planta medicinal a la que pertenecen. De ahí que su uso en Aromaterapia sea tan potente. Como podemos obtener tantos Aceites esenciales como plantas medicinales y aromáticas existen en la naturaleza, estos pueden tener multitud de propiedades para actuar sobre varias necesidades u alteraciones, ya sea a nivel tanto físico como mental y emocional.

En este sentido, los aceites cítricos (como el de Mandarina, Limón o Naranja Dulce) son ideales para potenciar la alegría, la vitalidad, pero también para calmar la mente y ahuyentar la tristeza o el miedo. Otros como el Eucalipto, el Árbol de Té o el de Romero citriodora son purificantes, expectorantes y tónicos para mejorar los efectos del resfriado, los procesos gripales, los dolores musculares o incluso la migraña.

A continuación, te mostramos en detalle las propiedades de algunos de nuestros Aceites esenciales Karicia favoritos:

  • A.E. de Limón: se obtiene de la cáscara del limón y favorece la concentración, disminuye la fatiga y es muy efectivo para aliviar las nauseas.
  • A.E. de Clavo: es ideal para combatir la fatiga mental, reducir el estrés y favorecer un correcto funcionamiento del Sistema Inmune.
  • A.E. de Incienso: uno de los aceites más aliados para la meditación y la búsqueda de la paz interior, equilibrando cuerpo, mente y espíritu. En este sentido, también es un gran calmante en estados de nervios, que aporta calidez gracias a su aroma. Es especialmente efectivo en casos de sentimientos de vulnerabilidad.
  • A.E. de Árbol de Té: uno de los Aceites esenciales con más propiedades del mundo. Su efecto antibacteriano lo hace ideal para combatir los hongos y para purificar el ambiente con el difusor. En la piel, es ideal para regular el exceso de sebo en el cutis graso, mejorar los tratamientos de drenaje linfático y potenciar la liberación de toxinas. Además, es también excelente como ambientador natural para la ropa en cajones y armarios, a la vez que también combate y previene las polillas.
  • A.E. de Lavanda: uno de los básicos esenciales por sus numerosas propiedades. En primer lugar, se trata de un gran regulador emocional pero también destaca por aliviar las migrañas y cefaleas, calmar los estados de enfados, tensión e inquietud e incluso los dolores musculares tensionales. Su gran acción calmante es ideal para purificar y relajar, además de que ayuda a favorecer tranquilidad y conciliar el sueño en casos de insomnio.
  • A. E. de Naranja Dulce: destaca por su acción vigorizante que favorece las energías positivas, elimina la negatividad y ayuda en situaciones de cansancio, apatía y falta de vitalidad.
  • A.E. de Sándalo: de aroma intenso, dulce y amaderado favorece la relajación, combate el insomnio y calma los nervios o el estrés. Además, también destaca por sus propiedades afrodisíacas que ayudan a combatir la falta de deseo sexual.
  • A. E. de Palo de Ho: su efecto descongestivo ayuda a combatir los síntomas de gripes y resfriados, así como mejora la respiración en caso de congestión nasal o de pecho.

Ahora que ya conoces un poco más sobre los beneficios de la Aromaterapia en tu bienestar y en tu mente llega el momento de dejarte llevar por tu intuición y empezar a introducir los Aceites esenciales en tu vida. ¿Te atreves?

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *