Cómo cuidar y recuperar la piel después de Navidad

Como recuperar la piel después de Navidad

Los excesos de las comidas y cenas de Navidad, así como el aumento del estrés o el descontrol de horarios, pueden hacer que nuestra piel esté menos luminosa, más seca y deshidratada ya que, en muchas ocasiones, en esta época el año también descuidamos nuestra rutina de cuidados. Después de Navidad, llega el momento de recuperar tu piel.

Las comidas copiosas, el exceso de turrones, polvorones y bombones de está época, los picos elevados de nervios y estrés ante la búsqueda de regalos, el mayor consumo de alcohol o la falta de sueño son algunas de las principales razones que afectan a la salud de la piel una vez terminada la Navidad.

Y es que, una piel saludable no solo depende de los productos que uses, sino también de los alimentos que eliges para nutrirte, de si practicas deporte, de tu salud mental y espiritual, del estrés… en general, del estilo de vida que lleves. Porque la piel es un reflejo de tu interior.

Así que, si tú también sientes que la Navidad ha hecho estragos en tu piel, toma nota de los consejos Karicia para recuperar no solo su belleza, sino también su salud y su equilibrio, así como el de tus emociones y tu interior.

5 pasos para recuperar la piel después de Navidad

1. Presta atención a los activos cosméticos de tu rutina

No solo los excesos de la Navidad pueden hacer mella en tu piel. En invierno, las bajas temperaturas y los factores ambientales, como la sequedad del ambiente, el viento o el uso excesivo de la calefacción puede hacer que la piel esté más reactiva y sensible que lo habitual. ¿El resultado? Puede lucir más apagada, seca y presentar más síntomas de sensibilidad, como picores, rojeces e irritación.

En invierno, la piel se deshidrata con más facilidad y, para recuperar la piel después de Navidad, es importante introducir en tu rutina de cuidado facial productos ricos en activos muy hidratantes y nutritivos, que sean capaces de aumentar la hidratación, pero también sellarla para evitar la pérdida de agua transepidérmica.

El Sérum Sublime, que combina activos antioxidantes de origen vegetal con el extracto de fermento de pseudoalteromonos, un activo de origen marino que retiene en gran cantidad el agua en la epidermis, es perfecto para cuidar la piel en invierno. Así como también la Crema renovadora Celular, gracias a su contenido en Ácido Hilalurónico, que es capaz de retener hasta 1.000 veces su peso en agua y rellenar arrugas, así como líneas de expresión, y Factor de Crecimiento Epidérmico, que además de renovar la piel desde el ADN de la célula, también potencia la acción hidratante del Ácido Hialurónico.

En esta época del año es también muy importante incluir en tu rutina productos ricos en agentes antioxidantes, como la Vitamina C, para aumentar la protección y las defensas de la piel. Los agentes antioxidantes actúan como un verdadero escudo ante la acción nociva de los agentes externos, como el frío, el sol o la contaminación. De esta manera, se previene la oxidación de las células cutáneas, alargando su vida y previniendo la aparición prematura de arrugas y otros signos de la edad.

Además, la vitamina C es un activo excelente para recuperar la luminosidad de la piel apagada, un efecto muy común después de los excesos de la Navidad. La línea de cuidado facial Brezo de Karicia, que incluye Pruina limpiadora Brezo y Crema hidratante iluminante Brezo, contiene agentes botánicos ricos en Vitamina C de manera natural, como el arándano.

Si tu piel es muy seca y tiende a enrojecerse y hasta a descamarse con facilidad en invierno, en tu tocador no puede faltar la Manteca de Karité pura, rica en vitaminas, antioxidantes y ácidos grasos, que sella el agua en la barrera hidrolipídica de protección, previniendo la irritación y la sequedad.

Además, la Manteca de Karité es también perfecta para recuperar la piel agrietada en invierno, ya sea las manos cortadas por el exceso de frío como las heridas y el enrojecimiento que puede aparecer en la nariz después de pasar por resfriados o procesos gripales.

Además, a pesar de que estos meses tengan menos horas de luz, el sol sigue teniendo incidencia en la piel, por lo que es imprescindible protegerla ante la su radiación, especialmente si vas a estar al aire libre o practicando deportes, sobre todo el ski. ¿La razón? Por el llamado “efecto albedo”.

Se trata de la capacidad de reflexión de la radiación solar en las superficies. A más efecto, más energía es rebotada por el terreno en concreto y, a menos efecto albedo, más radiación solar es absorbida por la superficie. Los colores claros, como el blanco de la nieve, tienen un efecto albedo muy alto, es decir mucha capacidad de rebote de la energía de la radiación solar, lo que hace que los rayos UVA/UVB se reflejen con mucha más intensidad.

Por esta razón, es también tan importante proteger la piel con una crema enriquecida con FPS, como la Crema protectora Caléndula FPS10.

2. La hidratación interna, clave en recuperar la piel

Introducir en tu rutina facial activos hidratantes es fundamental para evitar la pérdida de hidratación de la piel, pero la hidratación interna también es clave. Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día es imprescindible para mantenerte hidratado por dentro, así como el aumento de alimentos ricos en Vitamina al igual que el consumo de alimentos antioxidantes en nuestra dieta.

3. Retoma unos hábitos saludables de alimentación

Después de las copiosas comidas de la Navidad, ricas en grasas o azúcares, es importante no aplicar rápidamente una dieta restrictiva, ya que correrás el riesgo de no aportar a tu organismo los ingredientes necesarios.

Lo ideal es volver a la normalidad con una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras de temporada y evitar la ingesta de azúcares y carbohidratos simples, así como de grasas procesadas. Los alimentos ricos en Vitamina C son antioxidantes y los ricos en Vitamina A (zanahorias o espinacas) ayudan a estimular la producción natural de colágeno.

4. Recupera una buena rutina de sueño

Si algo caracteriza los días de Navidad es que dormimos menos de lo habitual. Y no solo porque estemos de vacaciones, sino porque muchas de las reuniones de estas fiestas se alargan durante horas, llegando incluso a terminar en jornadas maratonianas de fiesta y celebración.

Enero es el mes que debes dedicar a recuperar tu rutina de descanso habitual, ya que el cansancio y el estrés también pasan factura a la salud de tu piel y, por consiguiente, a tu belleza. Es muy importante recuperar una rutina de sueño de entre 7 u 8 horas al día. Por otra parte, también es muy importante recuperar el ejercicio semanal moderado, así como las prácticas de respiración consciente, meditación o yoga, para ayudarte a mantener también en equilibrio tu mente y tus emociones, algo crucial para mantener saludable también tu piel.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *