Evitar las picaduras de insectos en verano… ¿es posible?

prevenir picaduras de mosquito en verano

Picaduras de insectos y verano son dos compañeros inseparables para gran parte de la población. Y es que, con la llegada del calor y el aumento de la humedad del verano, las picaduras de insectos se pueden convertir en un verdadero quebradero de cabeza para quien las sufre. Por suerte, la aromaterapia está de nuestro lado para poder evitar las picaduras de insectos en verano. ¡Porque sí, es posible!

Con el verano y el calor llegan las tan pesadas picaduras de insectos, que en algunos casos pueden hasta llegar a ser peligrosas para la salud, debido a las reacciones de inflamación y picor que producen en la piel que, en algunas personas, pueden hasta llegar a presentar reacciones alérgicas, que ponen en peligro su salud, en especial en niños y bebés.

Entre todos los insectos molestos del verano, los mosquitos son los que se llevan la palma. Estos insectos pican la piel para conseguir unos pocos mililitros de tu sangre, que contiene las proteínas indispensables para la producción de sus huevos (por esta razón, son las hembras las que pican). Al picar, inyectan con su saliva una sustancia vasodilatadora (para mantener abierto el vaso sanguíneo subcutáneo) y anticoagulante (para mantener el flujo de sangre), que es irritante para los tejidos humanos y que es, en definitiva, la que nos hace advertir de que el mosquito nos acaba de picar.

Pero… ¿por qué nos pican a nosotros los mosquitos? Pues por la sencilla razón de que en el cuerpo humano tenemos sustancias eliminadas a través de la piel que pueden atraerlos, como el CO2 (dióxido de carbono), algunos aminoácidos, amoníaco, ácido láctico o ácido butírico, entre otras.Además, también influyen los colores claros y luminosos de nuestra ropa, determinadas formas y condiciones de luz o la humedad según la hora del día (amanecer, atardecer, después de la lluvia).

¿Cómo evitar las picaduras de insectos en verano?

Evitar las picaduras de insectos en verano es un objetivo que podemos lograr de manera sencilla, natural y respetuosa, tanto con tu piel, con los mosquitos y con el medio, gracias al uso de los aceites esenciales.

En este artículo hemos elegido los aceites esenciales de Citronela, Clavo y Eucalipto citriodora para crear una fórmula natural que puedes mezclar tú mism@ en casa para ahuyentar a los mosquitos. Los aceites esenciales son 100% seguros, no afectan al equilibrio medioambiental y son bien tolerados, además de que su olor es agradable y aromatiza el ambiente de forma eficaz.
Lo ideal es usar esta mezcla repelente de mosquitos natural en un lugar cerrado, con difusor ambiental y para lograr una acción repelente en un espacio concreto.

Recomendaciones de uso de los aceites esenciales para ahuyentar mosquitos

Es recomendable seguir unos sencillos consejos a la hora de utilizar los aceites esenciales como repelentes naturales de mosquitos. En este sentido, recomendamos no utilizar la aromadifusión en presencia de niños menores de 6 años. Como recomendación general, para evitar utilizar el difusor de aromas en presencia de niños, es mejor utilizarlo primero durante unos 15-20 minutos cuando el niño o bebé no esté en la habitación. Cuando conseguimos la atmósfera deseada, apagamos el difusor y esperamos unos 20-30 minutos antes de que el niño entre en la habitación.

Puedes utilizar estos aceites esenciales también en el Collar aromático de Aromaterapia Karicia. Para ello, pon una gota de cada aceite esencial y repite la aplicación varias veces al día. Con el calor, la evaporación de los aceites esenciales será mayor y tienes que reponerlo más veces.

Para después de las picaduras puedes utilizar el aceite esencial de Lavanda, que no solo es capaz de calmar las molestias de la picadura de insectos, sino que también puede proteger la piel evitando que nuevos mosquitos vuelvan a picar. Es decir, este aceite también actúa como repelente.

El aceite esencial de Árbol de Té calma el picor, reduce la inflamación y alivia el dolor. Ayuda también a la cicatrización de la herida, gracias a sus propiedades antisépticas y antibacterianas.

Son dos aceites esenciales muy seguros y puedes aplicarlos en la piel con un poco de crema, gel o aceite de almendras. La proporción es 1 gota de aceite esencial y 1 gota de aceite vegetal sobre la picadura.

Para cuando pasa ese momento de picor intenso, puedes elaborar una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de árbol de té o lavanda, en 10 ml de aceite vegetal o crema y extenderlo en la zona varias veces al día. También puedes usar esta mezcla con aceite esencial de Lavanda para uso como repelente, como hemos comentado antes.

Ahora que ya sabes que es posible evitar las picaduras de insectos en verano, solo te queda… ¡Disfrutar sin preocuparte de los insectos y pasar un feliz verano!

Aún no hay comentarios, ¡añada su comentario abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *